Indulgencia plenaria, con ocasión del Año Jubilar Mariano

Indulgencia plenaria, con ocasión del Año Jubilar Mariano

La PENITENCIARÍA APOSTÓLICA, por especial mandato del Santísimo

Padre Francisco, confirma y concede con agrado la Indulgencia plenaria
solicitada, con ocasión del Año Jubilar Mariano, que, bajo las acostumbradas
condiciones (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las
intenciones del Sumo Pontífice), que todos los fieles podrán obtener, si con espíritu
de verdadera penitencia y movidos por la caridad peregrinasen a la Catedral
Basílica de la Bienaventurada Virgen María del Valle o a otro Santuario o templo
mariano y allí asistiesen devotamente a celebraciones jubilares o espirituales o, al
menos, ante una imagen mariana solemnemente expuesta y por un adecuado
espacio de tiempo, elevasen humildemente sus oraciones por la fidelidad de
Argentina a su vocación cristiana, para pedir vocaciones sacerdotales y religiosas y
para defender la institución natural de la familia, concluyendo con la oración
dominical, el símbolo de la fe y una invocación a la Bienaventurada Virgen María.
Los fieles impedidos por la ancianidad o por una grave enfermedad, podrán
obtener también la indulgencia plenaria si, con detestación de cualquier pecado y
con intención de cumplir con las tres condiciones habituales en la primera
oportunidad en que les resultase posible, se uniesen a las celebraciones jubilares
ofreciendo a Dios a través de María sus dolores y oraciones ante alguna pequeña
imagen de la Bienaventurada Virgen María.
Y para que gracias a la caridad pastoral se pueda acceder más fácilmente a la
recepción de la divina indulgencia, la cual ha de conseguirse por las llaves de la
Iglesia, esta Penitenciaría ruega encarecidamente que los canónigos de la Basílica
de Catamarca, los penitenciarios diocesanos, los rectores de los santuarios
marianos junto con los otros sacerdotes legítimamente aprobados, se presten con
ánimo pronto y generoso a la celebración de la Penitencia y administren con
frecuencia la Sagrada Comunión a los enfermos.
El presente decreto tendrá validez en Argentina durante todo el Año jubilar
mariano.

CATEGORIAS
Compartir esto