Preso murió al tragar una bolsa con estupefacientes

Preso murió al tragar una bolsa con estupefacientes

Falleció un interno del Servicio Penitenciario Provincial, quien se habría atragantado con una bolsa de estupefacientes, lo que había provocado que sufriera una obstrucción intestinal por la que estuvo internado una semana.
Juan José Ríos había sido hospitalizado el miércoles de la semana pasada. Según informaron las fuentes, el hombre había manifestado sentir fuertes dolores en la zona abdominal por lo que se recomendó que sea trasladado en ambulancia hasta el Hospital San Juan Bautista.
En el nosocomio se le realizaron varios estudios y quedó internado en el sector de terapia intensiva. La causa habría sido la ingesta de una bolsa con estupefacientes (no se confirmó si se trataba de marihuana) para que no se la quitaran en la requisa. Su estado de salud fue empeorando hasta que finalmente ayer al mediodía se confirmó su deceso desde el hospital.
De inmediato se le dio participación a personal de la Unidad Judicial N° 4 y al fiscal de instrucción en feria, Víctor Ariel Figueroa, quien ordenó que se le practique la autopsia en la morgue municipal. La causa de muerte fue una sepsis generalizada.
Ríos, conocido como “La Chata”, era un preso dependiente de la Justicia Federal. En junio de 2012 había sido condenado a cumplir la pena de ocho años tras unificársele con otra pena anterior. El hecho por el que había sido condenado ocurrió en febrero de 2010 cuando junto con un cómplice fueron interceptados cuando se conducían en un Fiat Uno y al ser requisados se les encontró en una mochila tres kilos de marihuana que estaban fraccionados para la venta. En esa ocasión Ríos había logrado escapar de los policías pero al día siguiente se presentó en el penal de Miraflores. Ríos estaba alojado en la granja del Servicio Penitenciario por su buen comportamiento y gozaba de las salidas laborales.
La pena anterior había sido impuesta en 2009 también por el Tribunal Federal.

Antecedente
El 30 de agosto de 2016, Cristian Pereyra murió en el hospital tras haber convulsionado en su celda. Según la investigación el sujeto habría tragado “bochitas” de marihuana y una bolsa con pastillas para que no se la secuestraran. Sus compañeros de celda estaban drogados y no lo auxiliaron por lo que su estado empeoró y tras ser hospitalizado murió.

Una vieja necesidad
Este episodio pone en evidencia la necesidad imperiosa de la creación de un servicio penitenciario que dependa de la Justicia Federal. En la cárcel de Miraflores conviven los penados y procesados por violación a la ley de estupefacientes con los internos que están bajo la órbita de la Justicia provincial.
Esta falencia había sido señalada por el magistrado tucumano Mario San Juan, quien remarcó que “no puede ser que en las provincias del norte como Tucumán, Catamarca, Santiago del Estero no exista una cárcel federal y tengan que andar mendigando un lugar donde alojar”. Las declaraciones fueron realizadas el día de la asunción de Miguel Contreras como juez federal.

CATEGORIAS
Compartir esto